Ante la declarada pandemia por el virus COVID 19 o mejor conocido como coronavirus, hoy nos enfrentamos ante un fenómeno infeccioso similar a otros que se han dado muchas veces en la historia de la humanidad; los ejemplos más conocidos son: lepra, cólera, peste, SIDA, etc. y estos han sido generados ya sea por bacterias o virus.
Pero, ¿Qué es realmente el coronavirus y porqué es importante tomar medidas de prevención? En exclusiva, el Dr. Orlando Tamariz Cruz, coordinador del equipo de Anestesiología del equipo Kardias, explica a detalle.

¿Qué es el Coronavirus?

Cuando nos referimos al CoV-2 o COVID 19, hablamos de la mutación del coronavirus «convencional»; el cual requiere condiciones especiales para poder desarrollar daño. Este es parte de la familia Coronaviridae de RNA de cadena única y tiene espículas recubiertas de lípidos, que infectan a pájaros y mamíferos incluyendo humanos.

Una característica de esta familia de virus es que incluyen a los agentes que causan MERS ( por sus siglas en inglés, Síndrome Respiratorio del Oriente Medio ) y SARS ( por sus siglas en inglés, Síndrome Respiratorio Agudo Severo); sin embargo, estos raros nombres solo intentan describir el nivel de agresividad alcanzado por este germen. 

En general, los coronavirus no poseen alto riesgo para los humanos; es decir, no causan daños graves a la salud, padeciendo entonces un catarro común; sin embargo esta mutación parece ser mucho más agresiva que la original.

Grupos de Riesgo

Como hemos mencionado, los pacientes que padecerán enfermedad por coronavirus (COVID-19) presentarán un “catarro común”; sin embargo, existen pacientes con riesgo para el  desarrollo de una enfermedad pulmonar grave: adultos mayores, adultos con dislipidemia (grasas en sangre elevadas), diabéticos, hipertensos y todos aquellos (independientemente de la edad) que tengan una enfermedad que disminuya “las defensas corporales” (padecimientos sanguíneos, cáncer, enfermedades reumatológicas, cardiopatías).

Las niñas y niños enfermos del corazón son considerados una población de riesgo, debido a que pueden tener una respuesta inmune (defensas) pobre por tenerlas comprometidas, y eso puede complicar el cuadro clínico.

Al mismo tiempo, el propio coronavirus puede empeorar la enfermedad cardiaca al darse una infección respiratoria al igual que ocurre con otros virus respiratorios.

¿Cómo se contagia? ¿Quiénes pueden padecer coronavirus?

En general, el contagio se produce de manera similar con otras enfermedades respiratorias; es decir, a través de saliva o bien después de tener contacto con objetos expuestos a las mucosas del que posee el virus (pañuelos faciales).

Por ello es recomendable el lavado de manos frecuente y el empleo de alcohol gel, ya que las manos son el principal transmisor del virus.

Es importante lavar las manos con agua y con jabón.

Desde que el pasado 30 de enero la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la existencia de un riesgo de salud pública de interés internacional, bajo las regulaciones del Reglamento Sanitario Internacional; por la extensión del coronavirus SARS- CoV-2, que produce la enfermedad COVID-19, las autoridades sanitarias han insistido en que las recomendaciones en materia de prevención son las más eficaces para evitar el contagio.

De acuerdo con información compartida por la OMS, la transmisión del nuevo coronavirus se produce por contacto estrecho con las secreciones respiratorias de la tos o el estornudo de una persona enferma; señalando que esta transmisión por el aire es poco probable si nos encontramos de uno a dos metros de la persona afectada.

Desafortunadamente, la velocidad de reproducción de este virus en extremadamente alta y si no adquirimos hábitos preventivos para su transmisión esta puede hacerse exponencial. 

Evidentemente los lugares con alta concentración de personas (conciertos, cines, teatros, etc.) son lugares con potencial de contagio; sin embargo, hasta el momento nuestro país no tiene un problema serio en cuanto a la transmisión, pero es importante mantener las medidas de prevención.

Acciones a seguir

Como hemos comentado, lo principal es tener extremo cuidado en el manejo de secreciones especialmente las derivadas de estornudos o fluidos nasales y bucales. 

Para evitar que el virus se siga extendiendo, autoridades sanitarias nacionales e internacionales recomiendan:

  • No tocarnos la cara, la nariz y/o boca ante el riesgo de llevarnos el virus a esas cavidades.
  • En lo posible, excluir a las personas en riesgo de concentraciones públicas en centros cerrados (conferencias, cines, teatros, conciertos, etc).
  • No se requiere cubre bocas, solo tener cuidado al estornudar (hacerlo en el codo) o bien; si nos “sonamos”, lavarnos las manos o bien emplear alcohol en gel.
  • Y finalmente, tener en casa alcohol en gel con fácil acceso.
es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish