Ante la pandemia por el nuevo coronavirus, diversos hospitales de especialidad se han transformado en hospitales COVID-19, disminuyendo la atención de especialidades médicas, como la cardiología pediátrica. Por ello, te invitamos a donar para que puedan contar con el equipo de protección que necesitan.

Actualmente, el Programa Kardias, dentro del Instituto Nacional de Pediatría es el único que se encuentra dando atención de emergencia a casos de cardiología pediátrica.

A diario, el equipo médico y de enfermería sigue operando a niñas y niños que nacen con una malformación del corazón. Pero al hacerlo, están poniendo en riesgos sus vidas. ¿Por qué?

Cuando las niñas y los niños llegan a ser portadores del virus SARS-COV2, no reaccionan igual que un adulto; es decir, no presentan síntomas o en su defecto, solo el 1% los desarrollan.

Por tanto, si un paciente es portador del virus y no presenta síntomas, los médicos y enfermeras tratantes podrían estar en riesgo pero no pueden detener su labor porque uno de cada 120 bebés nace con una malformación en el corazón, y alguno de estos casos puede llegar a necesitar una operación de emergencia.

El equipo de profesionales de la salud requiere del equipo de protección para evitar el contagio del COVID-19 (Coronavirus); en específico el personal de anestesia y ecocardiografía, ya que son los que se encuentran más expuestos a las gotas que se expulsan de la nariz o la boca del paciente.

El mayor riesgo es cuando el equipo de anestesiología procede a intubar al paciente; pues está en contacto con su boca y faringe, las cuales expulsan gotas de saliva.

Es importante recordar que la transmisión del virus se da cuando una persona entra en contacto con otra que esté infectada por el virus, través de las gotas que salen despedidas de la nariz o la boca de una persona infectada al toser, estornudar o hablar.

Dona un equipo de protección

Con tu contribución, se comprarán los equipos de protección completos, con los elementos que marca la normatividad internacional, para que médicos y enfermeras trabajen protegidos durante las próximas ocho semanas en la Unidad de Cirugía Cardiovascular Pediátrica del INP, como parte del Programa Kardias.

Este equipo de protección, incluirá: doble gorro de burbuja, bota doble (de zapatilla y larga), guante doble (interno y externo), bata desechable de manga larga repelente al agua, cubrebocas N95 o superiores y protección facial-ocular (goggles o careta).

¡No los dejemos solos!

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish