Hablar de nutrición en el embarazo parece algo obvio, sin embargo “comer por dos” como muchas veces nos dicen en México, no siempre se traduce en comer bien, es decir, llevar una dieta equilibrada y sana durante el embarazo.

Pero comprometerse con la alimentación balanceada no sólo traerá múltiples beneficios tanto a la madre como al bebé, sino que también podría ser determinante en la prevención de las cardiopatías congénitas.

Especialistas del Departamento de Pediatría de la Universidad de UTAH, publicaron un estudio en la ADC Fetal & Neonatal Edition que concluye que una dieta saludable antes del embarazo está relacionada con una menor tasa de ciertas anomalías cardíacas en los bebés al nacer.

Las y los investigadores contaron con los datos de alrededor de 19,000 mujeres acerca de la cantidad y calidad de su dieta en el año previo a su embarazo. Las participantes formaban parte del Estudio Nacional de Prevención de los Defectos de Nacimiento y la mitad había dado a luz a bebés sanos y la otra mitad, niños con anormalidades del corazón al nacer, en los Estados Unidos.

Cuidar el corazón de tu bebé desde el vientre

Una mejor dieta se asoció con un riesgo un 37% menor de la Tetralogía de Fallot, una anormalidad compleja que causa bajos niveles de oxígeno en la sangre, y un 23% menos de riesgo de defectos del tabique auricular (los agujeros en la pared del tabique que divide las aurículas del corazón).

Los autores de la investigación, concluyen que las recomendaciones preconcepcionales de una buena alimentación también son importantes.

Por supuesto, las deficiencias en la alimentación pueden llevar a que haya más riesgo de malformaciones y enfermedades, por lo que sigue siendo importante una buena educación y la calidad de un sistema sanitario que informe a las futuras madres de la importancia de una dieta sana.

Y aunque se trata de un estudio observacional y hay que seguir investigando en este sentido, parece claro que la recomendación de una buena dieta antes y durante el embarazo es primordial para una buena salud del feto y prevenir malformaciones cardíacas que, aunque no sean muy frecuentes, sí alcanzan a un número significativo de niños en el mundo.

El estudio completo puede consultarse aquí.

en_USEnglish
es_MXSpanish en_USEnglish